Cuando hablamos de diseño de moda nos referimos al diseño de vestuario, definido según la temporada del año en la que se encuentre, ya sea de otoño/invierno o primavera/verano. Se considera que el diseño de moda nació en el siglo XIX con Charles Frederick Worth, primer diseñador en coser en la prendas una etiqueta con su nombre creando marca y producto propio.

Los diseñadores pueden cubrir distintas necesidades según el público al que se dirigen, ya sea alta costura, para clientes individuales, tiendas especializadas, fabricantes de ropa, entre otros. Cada diseñador orienta sus creaciones a sus clientes siguiendo las pautas y tendencias que marcan cada una de las temporadas del año. Desde épocas pasadas el atuendo o la vestimenta ha sido una parte importante en el estatus social, puede llegar a decirse que llegó a tener la función de clasificación jerárquica, -el labrador se identifica por su vestimenta así como la propia burguesía, las clases nobles o los clérigos ha regido relaciones personales y colectivas, levantado mitos, creado historias, ha movilizado voluntades y ha construido paraísos imposibles.
La moda contribuye en la evolución de la sociedad y cambia constantemente junto a ella, está presente en todos los aspectos de nuestra vida cotidiana aunque en muchos casos no somos conscientes de esta realidad.


La vestimenta es una expresión directa de la imagen de la persona, puede reflejarse en ella o con ella datos claves de nuestra identidad, nuestros gustos, etc. Cada persona crea su propio estilo, su propia forma de vestir esto involucra lo privado, considerado como la zona interior, es decir, no me refiero a la ropa interior sino a las actitudes personales que tenemos ante una vestimenta u otra, lo cómodo para unos puedes ser incomodo para otros. Observemos como la incomodidad viene dada también en gran medida por la tendencia personal en un estilo u otro. En acontecimientos especiales la vestimenta toma un aspecto público importante, no solo en estos acontecimientos sino, diríamos, que siempre, pero unas veces toma más importancia que otras. El aspecto público de una vestimenta particular, el qué dirán, son cosas cotidianas que surgen en gran medida por los ropajes junto con la actitud de la persona.